Sarmiento y la Sociedad Nacional de Agricultura de Chile

A 170 años de su fundación.

Sarmiento fue miembro, colaborador y cronista permanente de la Sociedad de Agricultura.

Fundada en 1838, bajo el patronato de don Bernardo O’Higgins, don José de San Martín, don José Joaquín Prieto y don Manuel Bulnes, es la primera asociación gremial que se formó en Chile y la segunda entidad empresarial agrícola más antigua del mundo, después de la de Gran Bretaña. Miembros protectores fueron don José Ignacio Cienfuegos, don Joaquín Tocornal, don Mariano Egaña, don Ramón Cavareda y fray José Javier Guzmán.
Su primer Presidente fue don Domingo de Eyzaguirre.  

Sede de la SA, en la calle Tenderini 187, foto: El Mercurio

En esta foto se puede observar el cerro Santa Lucía en el fondo, y algunas casas típicas del siglo XIX.

Sarmiento y la Sociedad de Agricultura:

Sarmiento formó parte de la SA, y en el famoso árbol genealógico de Recuerdos de provincia, la destaca como parte de su curriculum (III-34-1850). En ese libro Sarmiento enumera una publicación para la SA: Memoria sobre la cría del gusano de seda. Enviada de París a la Sociedad de Agricultura de Santiago de Chile, y publicada en el Agricultor. A este trabajo se han debido algunos progresos en esta industria (III-162-1850).

En el primer número de El Progreso, Sarmiento nombra a la SA a la que le dedicara visitas y crónicas permanentes en ese períodico:

¨NUESTRO FOLLETÍN. (El Progreso del 10 de noviembre de 1842) .

Nuestro folletín será para el solaz del espíritu lo que los postres son para el regalo del paladar. El teatro nos presentará platos delicados en los que, después de hacer cuartos las piezas dramáticas, clasificar la escuela a que pertenecen, sacar a un lado al autor, enseñar a nuestros convidados los bocados más sabrosos y apartar las pepitas y huesecillos de los defectos, trincharemos con mano aviesa lo primero que se presente a mano, vaya eso… un Velasco, un Alonso u otra pasta cualquiera. Pero antes de llevarlos a la boca, preguntaremos: ¿Qué hace usted?, ¿Trabaja?, ¿Estu-dia?, ¿Se desvive por complacer a sus compatriotas? ¿No?… Pues, allá va, dentellada y mordisco. Enseguida la concurrencia, la orquesta, el chistoso, la Pinilla, etc., etc. Esto es nunca acabar y dará materia para dos y aun tres servicios por semana.
La moda. Este es un asunto tan grave como nuevo. Visitaremos los barnizados y brillantes estantes de Marchan y Lataste, los fashionables y confortables efectos de Prieto, las cachemiras de León, los pañuelos de Puelma, las cintas y blondas de Levasseur, los terciopelos de Gandarillas, y recomendaremos a nuestros elegantes lo que el folletín de la moda ordena usar de preferencia. Las modistas parisienses Mlle. O. y Mlle. E. y Mlle. U. nos instruirán de vez en cuando del género del vestido, y cuantos buches y pliegues debe llevar, si tul o cachemira, si corto o largo, con todos los demás adminículos y graciosas bagatelas que forman la toaleta de una elegante. Indicaremos a los pisaverdes quién se las vale para el corte del pantalón, y quién no yerra hechura en fraque y saca pintada una levita; dónde se halla el género de chalecos para la estación, y el ancho exacto que debe tener la cinta del sombrero.
Las tertulias, los conciertos y reuniones, ambos paseos de la Cañada y Tajamar, la elegante sencillez de los trajes, la coquetería del peinado de la señorita E, es decir, fea, y las gracias de la B. que se nos antoja llamar bella, formarán algunas veces el fondo de un folletín que atraerá a nuestras curiosas a su lectura, como jilguerillos que acuden a bandadas a la vista del cebo engañador.
Tendrán en este lugar privilegiado grata y cordial acogida los ensayos literarios de nuestros jóvenes, ya sea que quieran dar rienda a la travesura de su ingenio en un articulillo de costumbres, o manifestar lo delicado de su sensibilidad con algunos rasgos apasionados, pintando una pasión tierna o violenta, o bien delineando un carácter originalmente ridículo.
Mas como no todos los días tendrán los aficionados paño que cortar, ni la tijera es cosa para manejada sin ton ni son, nos acercaremos el lunes a la Sociedad de Agricultura, y haciendo el martes una breve exposición de los trabajos que han ocupado la sesión, llamaremos la atención  del público sobre los desvelos de los ilustrados patriotas que tantos bienes preparan a su país, prestándoles nosotros  esta  ayuda, que no es corta, para que sus trabajos no vayan silenciosamente 1 sepultarse en el olvido del agricultor, que circula con menos profusión de la que merece, acaso por falta de un candil, como el de nuestro diario, que lo haga visible y le preste el interés y publicidad necesarios¨.

Plano de Santiago, antes de que abrieran la calle Tenderini

Sarmiento y Eyzaguirre:

 ¨Los señores Eyzaguirre y algunos otros han construido ya casas dobles, en las que una sola techumbre cubre dos series paralelas de habitaciones. De este modo son ya tres, y pudieran ser cuatro murallas las que ligadas entre sí por las esquinas y las divisiones, se ayudan mutuamente a resistir el movimiento, amortiguan la oscilación, y se la reparten, resistiendo y empujando. No haya miedo de los enormes techos que esta construcción requiere¨. LOS TEMBLORES DE CHILE Y LA ARQUITECTURA. (Sud América de 9 de abril de 1851).

 

Maqueta de Santiago a mediados del siglo XIX

Estos son algunos de los hitos más destacados de la SA y su fecundo quehacer en el Siglo XIX:

•  1838 Se inician las publicaciones de la Sociedad con “El Agricultor”, que continúa con “El Mensajero de la Agricultura”, ‘ ” El Boletín de la Sociedad Nacional de Agricultura”, hasta la actual revista “El Campesino”.
•  1841 La S.N.A. organiza la Quinta Normal de Agricultura, base de la introducción de nuevos cultivos, de la experimentación y de la enseñanza agrícola. Publica la monumental Historia de Chile, de don Claudio Gay.
•  1842 La Sociedad crea la primera Caja de Ahorros del país y toma a su cargo los servicios de Beneficencia Pública, abriendo el Asilo de El Salvador.
•  1849 La Institución organiza la Escuela de Artes y Oficios.
•  1851 La S.N.A. abre la primera Escuela Práctica de Agricultura.
•  1869 Inaugura la primera “Exposición Agrícola, Ganadera e Internacional”, en la calle que desde entonces se llamó Exposición.
•  1876 Participa en la organización y apertura del Instituto Agrícola.
•  1877 La Sociedad abre un Hospital Veterinario, base de la sanidad animal del país.
•  1883 Organiza la Sociedad de Fomento Fabril, para el adelanto industrial.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: